Fichas
1-Eliminación de la carcoma
2-Quitar los herrajes
3-Decapado y lixiviado
4-Encolado
5-Lijado
6-Sellado
7-Barnizado
8-Dorado y policromado
9-Laqueado oriental
10-Craquelado
11-Marmolizado
12-Limpieza de herrajes
13-Consejos
14-Eliminar manchas en la madera

 


Restaurar
madera
LIMPIEZA DE HERRAJES
(BRONCES Y MARMOLES)

Los herrajes son parte fundamental del conjunto artístico de un mueble, es por ello que necesitan un tratamiento restaurador para devolverle el aspecto esplendoroso que tuvo.
A veces no nos damos cuenta que las aplicaciones de bronce dorado; son muchas veces de refinada factura y de gran valor artístico.

A continuación, expondré dos métodos de limpieza.
Con vinagre y necesitaremos:
· Vinagre
· Estropajo o lana de acero
· Una olla usada
· Un paño suave
· Barniz antioxidante
Echaremos en la olla los herrajes, a continuación lo cubriremos con vinagre y lo pondremos todo a calentar hasta que el vinagre se caliente.
El vinagre caliente reblandecerá la suciedad del aplique, se restriegan enérgicamente las piezas, una por una, con el estropajo y lo limpiaremos con un paño suave.
Una vez limpios, lo barnizamos con el barniz antioxidante para metales ( también podemos utilizar laca o goma laca ) que nos permitirá mantenerlos siempre brillantes.

Con detergente y necesitaremos:
· Agua
· Detergente en polvo
· Serrín
· Cepillo de cerdas vegetales
· Cepillo metálico de cerdas suaves
· Barniz antioxidante

Se sumergen los bronces en una olla llena de agua en la que se ha disuelto la cantidad suficiente de detergente para que se forme una ligera espuma y la ponemos a calentar hasta que el agua este caliente.
Se restriegan con un estropajo o cepillo de cerdas vegetales, y se aclaran bajo el chorro de agua corriente.
Después se recubre el bronce con serrín; de esta manera algunas partículas quedarán pegadas a la superficie de la pieza.
Finalmente, la placa se limpia con un cepillo de cerdas suaves; gracias al efecto abrasivo del serrín se pulirán fácilmente. A continuación lo barnizamos con el barniz antioxidante.

LIMPIEZA DE CERRADURAS

Para limpiar una cerradura de hierro o latón es necesario, en primer lugar, extraerla del mueble y aplicarle petróleo o aceite de oliva con un pincel.
Luego se cepilla enérgicamente con un cepillo de cerdas vegetales y si no es suficiente, con un cepillo metálico de cerdas suaves.

LIMPIEZA DEL MÁRMOL

Para limpiar el mármol necesitaremos:
· Polvo de piedra pómez
· Ácido oxálico ( se puede encontrar en farmacias o droguerías )
· Un bote
· Un paño de algodón
· Un paño de lana
· Dos esponjas
· Cera incolora
Se aplica un poco de polvo de piedra pómez sobre la superficie del mármol y se frota este polvo ligeramente abrasivo por toda la superficie utilizando un trapo de algodón húmedo y algo gastado.
Después se aclara, utilizando una esponja empapada en agua.
Para quitar las manchas más resistentes se prepara luego una solución de ácido oxálico y agua: el ácido es un polvo blanquecino y ha de ser diluido en una proporción de tres cuartos de agua y un cuarto de ácido.
Usando la esponja se extiende la mezcla con cierta abundancia, de manera que se impregne el mármol y, después de algunos minutos, se aclara rápidamente con otra esponja limpia.
Una vez seca la superficie (se deja secar por lo menos 24h.) se la unta con cera incolora, transcurridas unas horas se procede al lustrado del marmol.

Antonio Caballero

volver a fichas

Si quieres hacer alguna pregunta, sugerencia o cualquier cosa sobre el mundo de la restauración del mueble escríbe a Antonio Caballero

www.arteazul.com